Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tomoe
WM
Perfil # MP
Rinka
Administrador
Perfil # MP
Salo-mon
Administrador
Perfil # MP
Últimos temas
» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:05 pm por Invitado

» New life [Libre]
Lun Feb 02, 2015 5:17 pm por Alone Baskerville

» NeverLake 90s [Normal]
Lun Nov 03, 2014 8:33 pm por Invitado

» Khanes of war (Afiliación Élite )
Mar Oct 28, 2014 5:03 pm por Invitado

» Baja de cuentas
Sáb Oct 11, 2014 12:29 pm por Salo-mon

» Deus ex Heros {Élite}
Sáb Sep 27, 2014 11:44 am por Invitado

» Ficha de Francois
Jue Sep 04, 2014 7:12 pm por Rinka

» Teodor Ennius ID (Construcción)
Jue Sep 04, 2014 4:13 pm por Salo-mon

» Lista de Empleos
Mar Sep 02, 2014 5:36 pm por Salo-mon

lalalala
 photo normal_zps7a5ce26c.png

Recuerdos de Invierno

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdos de Invierno

Mensaje por Steve Rogers el Dom Jun 01, 2014 6:39 pm

No estaba seguro de lo que podía estar haciendo ahí, en medio de las montañas cubiertas de nieve, simplemente tenía ganas de relajarse un poco, lejos del trabajo, pero nunca planeó llegar hasta allá, había sido aproximadamente un viaje de tres días, teniendo que pasar la noche en pequeñas posadas que había por el camino, e incluso esa noche tuvo que acampar, pues ya se encontraba bastante lejos de la “civilización”, así que a su alrededor no había nada, excepto fría y blanca nieve. Pero realmente estaba bien, le agradaba esa clase de clima, y el poder pasar un tiempo son sigo mismo también ayudaba bastante.

Estaba por amanecer ya, bueno, quizá dentro de una hora, pero aún así las estrellas resplandecían con fuerza en medio del oscuro cielo, dejando una hermosa vista para los ojos de quien se detuviese a mirar, incluso pareciera que algunas figuras podían formarse con aquellas brillantes estrellas, mientras tanto, la calma y el silencio reinaban, transmitiendo una paz que en ningún otro lado era posible sentir, a penas una pequeña brisa acariciaba su rostro y mecía su cabello que ahora lucía algo desordenado, dándole un aire un poco más rebelde, o al menos diferente al usual de chico bueno que solía llevar. Su ropa era abrigadora para no arriesgar demasiado su salud a pesar de la tolerancia que tenía a las bajas temperaturas.

Una sonrisa se pintó en su rostro de pronto, pero no era una de alegría o felicidad, no, era una sonrisa triste, pues a pesar de que quería relajarse y olvidarse de cualquier problema, el inmaculado blanco de la nieve que le rodeaba no hacía más que recordarle uno de los acontecimientos más dolorosos que había vivido, perder a su mejor amigo, a esa persona incondicional que siempre le alegraba, que le entendía mejor que nadie, que le ayudó más que nadie a convertirse en lo que era ahora, y resignarse simplemente a no verle nunca más era algo que no podía aceptar, no podía… no pudo hacerlo cuando creyó que el mencionado había muerto, y mucho menos lo haría ahora que sabía que no había sido así, tenía que encontrarlo sin importar que pasara, y costara lo que le costara.

-Bucky…-susurró casi inaudiblemente, fijando su mirada en las montañas nevadas que se extendían a lo lejos, casi como si esperara que el nombrado apareciera por ahí, pero sabía que eso no era posible, Bucky no estaba ahí…
avatar
Steve Rogers

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 04/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos de Invierno

Mensaje por Bucky Barnes el Dom Jun 01, 2014 8:02 pm

No sabia por que había querido escalar durante días aquella empinada montaña, nunca había sido un hombre al que los deportes extremos llamaran su atención en lo absoluto. A demás que su raza no era muy aliada a las bajas temperaturas, simplemente se dedicaba a caminar de vuelta a lo que el llamaba "Civilización" con una de aquellas latas extrañas que fabricaban hoy en día de chocolate caliente. ¿Quien diría que la tecnología tendría tanto apogeo con los alimentos? Solo bastaba con envolver el metal con algo de calor para que estuviera listo.

Los crujidos y vientos de la naturaleza parecían ser incorruptibles para su cuerpo rígido y de pocos amigos, el suave vaho que se escapaba de sus labios gélidos en pequeños jadeos era lo único que se comparaba con una conversación consigo mismo. ¿Habría pescado finalmente aquel maldito resfriado que venia persiguiéndole desde hace ya una semana? Ni el mismo lo sabia, pero al oír un murmullo frente a algunos arboles su cuerpo se tenso pensando lo peor. ¿Seria que interrumpía un momento?, ¿Una familia acampaba?, ¿Estaba allí y seguramente asusto a los demás con su apariencia?

Otra vez las dudas aparecían frente a él, recostándose veloz del tronco fuerte y ancho agradeciendo que sus ropas fueran tan oscuras y que aquella mascara que se coloco a los pocos segundos de lanzar la lata a quien sabe donde no le delatara, aquel chaleco del que todos hablaban y solían temer, ¿Era realmente de James o de aquel hombre? Ambas personalidades tan opuestas y con ciertas singularidades que les hacían parecer semejantes era lo complicado...¿Como saber cuando era EL realmente el que hablaba y cuando no?

No tenia tiempo para pensar en ello, solamente se asomo con su torva faz hacia la figura que tenia frente a el, abriendo sus expresivos ojos como si hubiera visto un simple espejismo, algo que ansiaba y simplemente nunca había tenido la oportunidad de obtener. El castaño se quedo allí parado apretando sus puños dirigiendo por pocos segundos su mirar hacia las montañas que tanto veía el rubio. "¿De donde lo conocía?" Logro resonar en su mente como un eco ante aquel silencio y copos que se acumulaban lentamente sobre sus hombros allí parado, ¿Debía o no acercarse? ¿Era seguro hacerlo? Incluso...¿Por que su cuerpo dudaba tanto cuando realmente se veía tan decidido?

Y entonces fue allí cuando comenzó a caminar hacia el, parecía querer arrancarle aunque sea las piernas a aquel hombre, pero lo que en realidad buscaba era donde dormir...¿Y quien le había mandado a perder el mapa? Aunque también podría esperar que amaneciera pero...La noche apenas comenzaba y si tomaba su forma animal las personas correrían del lugar a quien sabe donde. Se dice que para un cocodrilo es vital mantener la temperatura en un estado aceptable, por lo que apenas se vio cerca de la carpa del otro, le dio un ligero empuje para meterse adentro sin dirigir si quiera su mirada hacia el.

Lo necesitaba, las mantas con las que se cubría todo el cuerpo velozmente y quitaba aquella mascara y chaleco dejándolo a un lado solo para quedarse con su franela de piel. ¿Necesitaba hablar? ¿Steve necesitaba escuchar su voz? No lo sabia, el mismo debía decir algo que no le costara -Steve... Logro susurrar solo para que supiera que era su persona, volviendo a mantener aquel silencio sepulcral cerrando sus ojos por el dolor que ya le ocasionaban sus dedos.
avatar
Bucky Barnes

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 30/04/2014
Localización : -Colocándose su mascara-

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos de Invierno

Mensaje por Steve Rogers el Sáb Jun 14, 2014 12:20 am

Le pareció escuchar un sonido a lo lejos, cerca de la montaña probablemente, pero dado a que había infinidad de sonidos por todas partes, el viendo, la nieve, las rocas, algún animal habitante del lugar, etc. No era posible que pudiese decir si había o no alguien más ahí, pero intentó concentrarse y agudizar sus sentidos para poder percibir mejor todo a su alrededor.

Y de pronto sucedió, sus ojos alcanzaron a distinguir una figura a lo lejos, no era muy claro, sólo veía una especie de sombra negra que se camuflaba perfectamente con el gran tronco de un árbol, pero al menos ahora si estaba seguro de que se trataba de una persona, pero ésta no se movía… quizá estuviese herido, o demasiado cansado para moverse, no sabía, pero si era así, entonces tendría que ir a ayudarle, a pesar de que no sabía si el otro se asustaría si se acercaba demasiado, después de todo ahora no se podía confiar en los extraños tan fácilmente.

Aquella figura parecía dudar entre avanzar o no, pero finalmente terminó por acercarse, y él tan sólo se quedó ahí estático, mirándole con atención, misma que se convirtió en sorpresa y asombro cuando sus ojos se posaron en unos cafés que le recordaban tanto a…. ¡¿Cómo podía ser?! Era… era… ese cabello castaño, ese tono de piel, la estatura, esos ojos chocolate… ¡Claro que era! No podía estar viendo mal, tenía frente a él a esa persona que había estado buscando desde hace tanto tiempo, y simplemente su cerebro no acababa de procesarlo y su cuerpo no atinaba a reaccionar, probablemente debido a las muchas emociones que ahora estaban teniendo lugar dentro de él, se sentía feliz sin duda, emocionado, desconcertado, curioso, extrañado y preocupado.

Entre todo aquel shock, aún fue capaz de reparar en el enorme cambio de aquella persona, pues aunque sus facciones seguían siendo las mismas y su físico también, la expresión en su rostro era completamente diferente, su cabello estaba mucho más largo, y no encontraba rastros de esa hermosa sonrisa que el otro solía mostrar. Y ni siquiera podía imaginar qué es lo que había sucedido para que se produjera ese drástico cambio.

Le miró cual robot mientras pasaba a su lado y se metía a la tienda de campaña, y a pesar de que el otro ya se había metido debajo de la mantas, y puesto cómodo al parecer, él no pudo reaccionar, o al menos no, hasta que escuchó su nombre de los labios ajenos, solo entonces fue capaz de entender que todo aquello era real, que de verdad estaba sucediendo.

-¡Bucky!-expresó finalmente, con evidente entusiasmo y alegría, mientras iba dentro de la tienda también y tiraba de las mantas para poder ver al chico ahí escondido, y sin penárselo dos veces se lanzó a abrazarle con fuerza, no demasiada claro, pero de alguna manera tenía que expresar cuánto le había extrañado todo este tiempo, y cuanto le alegraba verlo de nuevo, cuan feliz era de poder abrazarlo de nuevo y tener la certeza de que estaba vivo! Prometiéndose que no le dejaría ir nunca más.
avatar
Steve Rogers

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 04/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos de Invierno

Mensaje por Bucky Barnes el Lun Jun 16, 2014 12:13 am

Mientras mas pasaban los minutos y su cuerpo entraba ya en completo calor, agradecía que aquel rubio hubiera estado en ese preciso momento acampando en lugares así, su mirada divagaba curiosa por la tienda de campaña debajo de las sabanas, sacando uno de sus cuchillos por si otro pretendía asesinarle mientra "Dormía" cosa que fue todo lo contrario, el reptil se vio sorprendido a un inicio por su llamado y luego como es que de un abrir y cerrar de ojo ya las mantas no estaban, pues ahora se encontraba rodeado por sus brazos sin ninguna escapatoria al parecer, dejando caer el arma sin ninguna expresión en su rostro al igual que sus brazos no se atrevieron a corresponder aquel agarre tan amistoso que el otro le daba.

¿Pero como es que debía corresponder a eso? Debía de esperar una orden para proceder...Incluso para poder moverse por parte del otro...Sus ojos iban y venían entre pestañeos curiosos, rodeando le con cierto temblor en sus manos al tener pequeñas imágenes en su mente de como era que en algún tiempo...¡Si es que no eran efectos secundarios! El era su mejor amigo. No tenia nada que hablar y mucho menos por que alejarse si el otro no lo hacia, cosa que se volvió sumamente incomoda al pasar los minutos y el castaño aburrido apoyo su rostro sobre uno de sus hombros preguntándose cuando acabaría ese "Entrenamiento sin recompensa aparente"

Minuto tras minuto...Esperando a ser soltado, todo era simplemente tortuoso incluso para alguien que no tenia la mayor idea de que podía hacer en esos momentos; por segundos, sus ojos se abrieron de par en par y comenzó a sacudírselo con cierta brusquedad tomando veloz su cuchillo solo para apuntarle sin miedo alguno. -¿Quien eres?..¿Por que me tratas con tanta confianza? Preguntó con cierto pánico sobre su rostro, arrimándose cada vez mas hacia una esquina del refugio, no temería en clavar el cuchillo en su garganta, pero por algún motivo, algo luchaba con su propio cuerpo para bajarlo, cosa que se notaba en la contracción de su brazo de carne y hueso, así como el agarre que se ablandaba por momentos y endurecía, el castaño se confundía cada vez mas, terminando por lanzar un grito, lanzando el cuchillo a un lado.

Ambas manos ahora cubrían su rostro, sintiendo su cuerpo temblar inseguro queriendo correr lo mas rápido que podía de ese lugar, parecía agitado, pues todos los recuerdos de algo que alguna vez venían a cada segundo y eran bloqueados de tal forma que llegaba a doler incluso para el recordarlos. -Steve...Siempre...Fuiste un niño...¿Por que extrañarme? Soltó entre los pequeños jadeos, en los que el vaho gélido salia por sus labios, sonriéndose con cierta dificultad, recogiéndose sus cabellos como podía en una coleta que casi nunca solía usar, solo en días calurosos el castaño hacia aquello...En días en lo que...Aquella sonrisa resplandeciente aparecía reflejada en el espejo y se dedicaba tiempo para si mismo.

Pero ahora nuevamente era diferente, aquellos ojos expresivos que alguna vez cualquiera llego a amar, estaban confundidos y no tenían posibilidades al parecer para ser libres, pues nuevamente tomaban el cuchillo y los guardaba entre sus ropas, viendo con rostro de pocos amigos al rubio, ¿Por que su mente tenia que jugar sucio con el? ¿Por que ahora cuando su descontrolada y NO sana mente estaba flaqueando?...¿Acaso el Sargento James Buchanan Barnes se rendía tan rápido?..No había tiempo para responder todo aquello, tampoco minutos para jugar a las preguntas y respuestas consigo mismo.

¡Luz verde! Aquellos ojos brillaron por segundos, sobándose el rostro como si despertara del mas largo sueño que jamas hubiera pensado, habían memorias borradas, pero era el...Había mucho cambiado pero...¿Como no perderse en su mirar y sonrisa galante? -¿Que haces aquí? Pregunto ahora con un tono de voz mucho mas confianzudo, despeinando al rubio entre risas frescas y no escuchadas por muchos realmente, todavía recordaba reír por no menos...Quería preguntar tantas cosas, distraerse mientras bebía aunque supiera que ambos nunca se pondrían ebrios, reírse hasta quedar dormidos y quien sabe que otra charla de niños hubiera surgido...Siempre había amado las noches en que se quedaban hablando hasta tarde, ¿Lecciones de danza para los amores del rubio? ¡Ah! tiempo aquellos que anhelaba mas que nada en ese momento.

-Steve...Yo... Queria hablar...Comenzar nuevamente las charlas, ponerse al día con todo lo que había perdido, disculparse con el rubio, pero justo cuando estiraba sus brazos para abrazarle, su cuerpo se tenso y rápidamente se alejo por precaución de dañarle, bajando su mirada veloz, sintiendo nuevamente como poco a poco aquel brillo y emoción se desvanecía de cuerpo y alma, dejándolo nuevamente en blanco..."¡No, no quiero vivir una tortura nuevamente!..¡Ya no soy controlado por nadie!" Se decía así mismo mentalmente, abrazándose sus piernas sin decir mas, solo deseaba que todo aquello pasara rápido y que el rubio...Por mas que fuera..No sintiera lastima por el ya que odiaría eso.
avatar
Bucky Barnes

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 30/04/2014
Localización : -Colocándose su mascara-

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos de Invierno

Mensaje por Steve Rogers el Sáb Jun 21, 2014 10:53 pm

Como soldado que era notó claramente el cuchillo que el otro sostenía, pero ni por un solo instante pasó por su mente que podría usarlo en su contra, porque ¡se traba de Bucky! Y no podría imaginarse que éste quisiera actuar en su contra, se dijo a sí mismo que eso no podía suceder, y en efecto, el cuchillo cayó al suelo sin haber sido considerado su uso, y él pudo estrechar con fuerza el cuerpo de aquel a quien durante tanto tiempo estuvo buscando, ni siquiera quería preguntar nada, porque no importaba, nada alrededor importaba, ni siquiera el pasado, ahora que podía tenerlo entre sus brazos, la felicidad que sentía era inmensa y ni siquiera las palabras servirían para expresarla.
¿Cuántas veces se había imaginado algo así? ¿Cuántas veces aquel chico de ojos cafés apareció en sus sueños, ya fuera para atormentarle o para reconfortarle? De hecho, ese era uno de los motivos por los que ya no dormía más allá de cuatro horas, porque no quería recordar… pero esta vez era real, ¡comprobaba con sus propios ojos que Bucky estaba bien!

Estaba tan perdido en aquellas emociones que no se percató en lo absoluto de los movimientos del contrario, tan sólo percibió un poco de duda en el cuerpo ajeno, pero nada más, tan solo supuso que era normal debido a que quizá le tomó por sorpresa, pero no podía estar más equivocado, pues no pasó mucho antes de que el castaño empezara forcejear y el filoso cuchillo que él creía en el suelo se encontraba amenazándole, pero no fue eso lo que le sorprendió, sino lo que los labios ajenos pronunciaron en forma de una pregunta qué él no podía creer “¿Quién eres?” ¿eso era en serio? ¿el castaño no sabía quién era? ¿No se acordaba de él?

El desconcierto se pintó claramente en su rostro al escuchar aquello, no atinando a decir nada, al no haberse podido recuperar del shock aún, mientras el otro se arrinconaba como si fuese un animal asustado y listo para atacar si se veía amenazado, mostrando tanta desconfianza hacia él que sintió que algo en su pecho dolía, claro que dolía que Bucky no se acordara de él, que desconfiara, y que incluso le amenazase con un arma, pero… también veía duda reflejada en sus ojos, parecía… confundido, como si luchase consigo mismo debatiéndose entre recordar o no, o entre atacar o no. No comprendía cómo había llegado a suceder algo así, ni tampoco alcanzaba a ver qué era lo que estaba sucediendo realmente. ¿Qué era lo que había pasado en todos estos años para que Bucky se encontrara en ese estado?

Iba a decirle quien era y preguntar ahora si todas sus dudas, pero el castaño pareció al fin recordar, y un profundo alivio se instaló en su interior al escucharle pronunciar su nombre, más contuvo el impulso de abrazarle de nuevo, no debía, no quería asustarle y orillarle a huir otra vez, así que aguardó pacientemente, pero mordiéndose el labio al verle temblar y claramente sufrir.

-¡Tonto! Claro que te extrañé! Sería ilógico que no lo hubiese hecho-extendió sus manos hasta posarlas sobre las ajenas, y con breves y suaves caricias intentó acercarse lentamente, buscando reconfortar era alma herida por una fuerza desconocida para él - te busqué durante tanto tiempo… y siempre parecía que te escondías tan bien que creí que jamás te encontraría… -expresó sintiendo de pronto un nudo en la garganta- además, usted siempre fue más niño que yo señor Barnes-murmuró divertido al ver esa actitud que caracterizaba al antiguo Bucky salir a relucir, ¿cuánto había extrañado esa risa? Ahora que podía verlo nuevamente, ni siquiera sabía cómo era posible que hubiese vivido tanto tiempo sin él, pero en el fondo, reconocía que era un tema que nunca pudo superar, sin importar que tan normal lo viese la gente, porque ellos no sabían nada al respecto, ni nunca más volvió a hablar del tema de “Bucky”, lo guardó egoístamente para sí.

Un poco después, el cuerpo ajeno se tensó y aquella confusión volvió de golpe, manteniéndole alejado de nuevo del castaño a pesar de lo familiarmente que estaban hablando momentos atrás…

-Bucky… -le miró con sincera preocupación, mientras volvía a rodearle con su brazos, pero esta vez de manera que pudiera cargarlo de vuelta hasta las mantas, pues siendo éste un reptil, lo más seguro es que tuviese frío, y no quería que se enfermara-todo estará bien, sólo relájate y descansa, no te fuerces a recordar…-le susurró con voz suave, mientras lo cobijaba con las mantas y se colocaba a un lado para brindarle más calor, después de todo la temperatura corporal de un perro era considerablemente alta -Estaría bien incluso si no me recuerdas…. Porque pase lo que pase, me quedaré a tu lado, esta vez si estaré para ti, y te protegeré…

Se guardó todas sus preguntas, todas sus dudas, todo lo que quería decirle, porque aunque las cosas estuvieran así, y aunque era posible que no tuviesen remedio, siempre podían iniciar de nuevo no? Sin importar que tan difícil y doloroso pudiera resultar.
avatar
Steve Rogers

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 04/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos de Invierno

Mensaje por Bucky Barnes el Lun Jun 23, 2014 2:07 pm

El mínimo roce con sus manos hizo que su cuerpo nuevamente se tensara, no sabia como actuar en ese momento...Quizá, debía golpearle y dejarle inconsciente aprovechándose de tanta amabilidad...Robar su comida, su calor corporal y seguir su camino, pero habían tantos cabos sueltos en su mirada que le hacían bajar y ver las manos ajenas y luego ver su mano metálica  rodando sus ojos con cierto disgusto. ¿Por que era el único anormal allí dentro? Sabia mejor que nadie que era un arma, hecha para para matar y no dejarse llevar por ningún sentimiento, pero era inevitable no poder hacerlo con aquel rubio frente tuyo, en su mente, en lo poco que llegaba a iluminarla aparecía el como una especie de luz divina con aquella sonrisa que el castaño simplemente no comprendía el por que.

¿Por que extrañaría alguien a su persona? ¿Es que acaso se conocían de alguna parte?  ¿Sr Barnes?..Por qu ele llamaba por su apellido? -¿Que sabes tú de mi? Pregunto a secas, sin darle la mayor importancia a lo primero que había dicho, pues ahora toda su atención se fijaba en aquellos orbes sin decir absolutamente nada al respecto...¿Seria capaz de contar su pasado? ¿Ayudarle con su mente fragmentada aunque fuera por unos instantes?..¡Librarle de ese castigo con el que vivía a menudo! Pero nuevamente sus gestos hicieron que sus ojos se abrieran de par en par y su cuerpo quedara completamente rígido.

No sabia por que seguía insistiendo con la amabilidad, no podía relajarse teniéndolo tan cerca, sabiendo que en cualquier momento de sus ropas podría sacar un arma y asesinarle allí mismo por su propia ingenuidad. Sus orbes iban y venían mirando toda la carpa en silencio, al igual que sus labios dibujaban pequeñas muecas de disgusto y extrañeza no dijo nada, solo examinaba la situación...¡Si se mostraba tan amable y dejaba que se recostara allí entre sus mantas por unas horas, iba a estar en una temperatura considerable como para seguir su camino y olvidar lo sucedido! pero debía decir algo...¿Agradecer? ¿Sonreír?..¡No! siempre había considerado que las sonrisas eran para las personas que eran felices y para él...Su vida no era para nada feliz.

Un afán de protección, así lo definía el castaño con cada palabra que decía el rubio...¿Que acaso no le veía?..El bien que se sabia defender y no necesitaba a nadie que le estuviera manteniendo como un bebe. -¿Estas intentando coquetear conmigo Rogers? Soltó breve con una sonrisa ladina en su rostro, delineando solo por molestar uno de sus dedos contra los labios ajenos de lado a lado, de cierta forma siempre había amado reírse de los sonrojos inocentes del otro; mas no sabia ya si aquella personalidad era controlable o no...Todo era voluble y al filo de la hoja con aquel ser, cosa que había aprendido a las patadas prácticamente, pero no le importaba en lo absoluto mientras pudiera compartir segundos con su amigo...¡Si! solo necesitaba escuchar su voz para poder relajarse y tener el sueño mas profundo de toda su vida, pero no necesitaba hacerlo...No quería descansar ahora que tenia tan cerca aquello que tanto busco aunque no lo pareciera.

-Siempre tan preocupado por los demás...¡Y tan poco de ti mismo! Reclamo con su ceño fruncido clavando sus orbes sobre los contrarios de forma reprobatoria llegando a suspirar de vez en cuando. Siempre se había preocupado por su compañero incluso cuando supiera que el mismo se defendía, que era alguien completamente solicitado...Amado por muchos, deseado por otros...Pero él...Siempre viéndolo como su pequeña muñeca de porcelana no le interesaban ninguno de esos comentarios y panfletos que decían, temía herirle...Dañar aquello que era lo único importante para si, maldiciéndose así mismo para que no volviera a perder el control y dejar de ver esos ojos.

Un sentimiento egoísta se asomo por una mueca de sus labios, recostándose boca arriba partiendo con aquellas miradas sin problema alguno, ahora pensaba mucho mas en sus propios problemas...¿Que haría después de esto? ¿Debía seguir su misión o debía contarle al otro? ¡No! definitivamente esa no era una opción, no quería al rubio entrometido en sus problemas ya que podría herirlo, era allí donde si apoyaba aquella contra-parte y deseaba alejarlo de  su cuerpo y mente sin importar el costo.  -Nunca fuiste muy ágil con tus palabras, pero hay mas seguridad en tu mirar que la que recordaba...Quizá se deba a que encontraste mejores amigos... Susurro dejando salir otro suspiro, sobando su rostro con ambas manos sin problema alguno, agradeciendo que su cuerpo no lo dejara mal y comenzara a calentarse de forma rápida, sin quitarle el crédito también al calor corporal del rubio.

No sabia si aquello le afectaba, estaba bien seguro que si lo hacía pero no le prestaba la mas mínima atención a aquel gélido frió que llegaba a sus pulmones cuando le hacían algo o decían cualquier cosa que le doliera...James ya se había acostumbrado a ese tipo de tratos, a quedar siempre en el olvido y no ser recordado por nadie, tan solo por sus recuerdos que flotaban como barcos a la deriva esperando que el tuviese un mínimo de tiempo para dedicárselos aunque fuera unos segundos por semana.

avatar
Bucky Barnes

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 30/04/2014
Localización : -Colocándose su mascara-

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos de Invierno

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.