Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tomoe
WM
Perfil # MP
Rinka
Administrador
Perfil # MP
Salo-mon
Administrador
Perfil # MP
Últimos temas
» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 8:05 pm por Invitado

» New life [Libre]
Lun Feb 02, 2015 5:17 pm por Alone Baskerville

» NeverLake 90s [Normal]
Lun Nov 03, 2014 8:33 pm por Invitado

» Khanes of war (Afiliación Élite )
Mar Oct 28, 2014 5:03 pm por Invitado

» Baja de cuentas
Sáb Oct 11, 2014 12:29 pm por Salo-mon

» Deus ex Heros {Élite}
Sáb Sep 27, 2014 11:44 am por Invitado

» Ficha de Francois
Jue Sep 04, 2014 7:12 pm por Rinka

» Teodor Ennius ID (Construcción)
Jue Sep 04, 2014 4:13 pm por Salo-mon

» Lista de Empleos
Mar Sep 02, 2014 5:36 pm por Salo-mon

lalalala
 photo normal_zps7a5ce26c.png

Primera Sesión

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primera Sesión

Mensaje por Hiro Kageyama el Sáb Mayo 24, 2014 11:17 pm

Orientación educativa es la denominación de una especialidad académica y ejercicio profesional de relativamente reciente creación, vinculada a la psicopedagogía.

-Entonces… el individuo que conoceré deberá de ser un completo idiota que irradie... ¿Comprensión?… - Eran las suaves palabras del chico que se encontraba sentado en un pequeño sofá fuera de la oficina del orientador escolar.

Vestía con una chaqueta color blanco y celeste que tenía un gorro con unas extrañas orejas que utilizaba como bufanda, pantalón azul y zapatillas negras. Su mirada estaba sobre su teléfono celular, en ese momento se encontraba buscan información sobre el trabajo del sujeto con el que tendría que “conversar” sobre sus “problemas”.
La orientación escolar es un proceso por el que se ayuda a los individuos a lograr la comprensión y dirección de sí mismos, necesarias para conseguir una adaptación máxima a la escuela, el hogar y la comunidad.

Bien quizás si era su culpa, solamente había inscrito dos clases a su malla curricular, pero el director había dicho que él podía escoger a cuales asistir por lo que esa razón no contaba. Quizás el problema iba a su ausencia a dichas clases, aunque el había asistido a ambas… pero solo en tres ocasiones a cada una en todos esos mese en que se encontraba dentro de la academia, aunque esta tampoco contaba como una razón; él considera al resto de los individuos (tanto alumnos como profesores) que eran simples idiotas sin cerebro y aquello lo comprobaba solo por el hecho de que había asistido justo a los días que habían exámenes y los había aprobado con el mejor puntaje de su clase. Ahora, aquello ya le había pasado la cuenta (al menos esa fue su conclusión), estaba ahí por estricta orden del director, en otras circunstancias no habría asistido a dicho lugar, pero el tipo lo había amenazado con informarle a sus padres sobre sus problemas si no asistía y antes de darles una razón a ellos para que regresara, prefería someterse a las órdenes de la autoridad de la academia.

Suspiro pesadamente y se estiro levemente sobre la silla, dejo su celular de lado y se colocó unos grandes audífonos blancos para despejar su mente con música, quizás una muy fuerte. Saco de uno de sus bolsillos una consola portátil (psp) y puso el juego que había capturado su atención aquellos días, logrando así olvidarse por completo que esperaba entrar a su sesión.
avatar
Hiro Kageyama

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 28/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Sesión

Mensaje por Frederic Lambert el Dom Mayo 25, 2014 9:29 pm

Era un día precioso, el deslumbrante sol relucía con esplendor sin necesidad de sofocar, el cielo era de un precioso azul claro, las nubes no hacían ni la menor presencia, esto parecía dar ánimos a las personas haciéndoles saber que hoy era un día activo, los pájaros cantaban dulcemente, las flores maravillaban con sus colores y él, si, él, sonreía sutilmente curvando sus delgados labios con encanto. Habría llegado a la academia diez minutos antes de la hora que correspondía y es que por dentro sentía un entusiasmo que le era difícil de apaciguar, sencillamente le era complicado quedarse quieto, aun así, su semblante sereno y seguro era el mismo de siempre.

¿La razón de porqué se sentía así?

El nuevo y primer orientador de la academia conocería al joven del cual le habrían informado hace un par de días atrás, con anterioridad sólo habría podido aconsejar a un par de personas sin formalidad ni compromiso alguno. No obstante, ésta era la primera vez que en el instituto le contaban sobre un caso en particular para ver si él podía realizar algún cambio sobre el estudiante, cosa que, el joven francés no dudó ni por un segundo en su positiva mentalidad.

Por eso mismo quiso estar listo rápidamente en esta fecha especial, como de costumbre dejó sus cabellos amarrados por la cinta negra que solía traer consigo en un seguro pero delicado nudo, su camisa elegante se encontraba bien planchada, su infaltable jabot, sus pantalones negros formales y a medida junto sus botines bien lustrados. Esta sería una ocasión especial y estaba mentalizado para ello, tranquilamente avanzó por el campus para después adentrarse en los pasillos, fue a buscar las carpetas que tenía organizadas, los apuntes de la situación, las calificaciones del menor y otros datos. Lo de las notas para el hombre de claros cabellos no era nada más que un detalle puesto que él creía que algo así no media la inteligencia de una persona, algo que, se demostraba normalmente en cómo el individuo manejaba las situaciones y su vida. Finalmente, atravesó el pasillo que daba hacia su oficina sin querer hacerse una imagen mental del estudiante, predisponer ciertas cosas a veces era algo que las arruinaba y es que uno no podía esperar planificar hasta el último detalle.

-Buenos días! – Saludó de buen humor a otras personas que iban por el corredor, éstas le devolvieron el ademán y en ese momento, más precisamente, en el segundo en que posó su mirar sobre el sillón afuera de su oficina observó a un pelinegro de estatura ligeramente baja, ensimismado y lleno de aparatos de recreación, el orientador no supo qué hacer ni cómo reaccionar, detuvo su paso sintiéndose perturbado e intrigado ante ese ser que a leguas dejaba ver que estaba metido en su propio mundo. Frederic empezó a avanzar de puntitas para hacer aun menos ruido, aproximándose rigurosamente hasta quedar casi frente a frente con el alumno teniendo sus verdes pupilas sobre la pantalla.

-  Étrange…. – Murmuró viendo el videojuego, alzó pausadamente su vista hacia los audífonos del menor y por un instante se preocupo de las repercusiones que aquello podría tener sobre los oídos de “Hiro”, como habría dicho que se llamaba, y es que el bullicio se escuchaba por el pasillo sin muchos problemas, colocó sus manos sobre ese artefacto y dijo melodiosamente un –Bonjouuur~ - Al mismo tiempo que bajaba cuidadosamente los audífonos del contrario, así podría escucharle sin problemas,  tomó distancia esperando no parecer muy hostigoso, entrecerró su mirada de forma cálida y risueña con sus curvas pestañas, y sin esperar esa misma reacción de vuelta retrocedió, irguiéndose estoicamente para luego sacar las llaves de su oficina que estaban dentro de su bolsillo - ¿Es la primera vez que va a algo semejante? Me imagino que le extrañó que le citaran, tenga confianza de decirme lo que usted quiera, tampoco espero que comience a contarme todo inmediatamente, sería absurdo de mi parte creer eso.- Le comentó asimismo quitaba el seguro a la puerta de la oficina, una vez hecho la mantuvo abierta esperando que el menor ingresara primero y guardó las llaves otra vez dentro del bolsillo del pantalón.

Las paredes dentro de la oficina tenían un color semejante a la crema, no obstante, era un tono agradable puesto que lo muy llamativo solía nublar la vista y lo muy claro a veces parecía sórdido, cediendo un aspecto de hospital a todo, la ventana en medio de una de las paredes permitía ver hacia afuera, justamente parte del campus y del jardín, las estanterías a los lados estaban repletas de libros y carpetas, el escritorio de al frente se encontraba bien organizado, había un cuadro sobre éste donde se mostraba a una muchacha en traje de novia, y  a su lado la pantalla del ordenador, en fin, aparte habían una gran cantidad de curiosidades en toda la oficina, lo más común allí eran los muebles, aquella silla con ruedas, el largo sillón, los dos sofás a disposición, la mesa de centro y la cafetera a mano.

- Mi nombre es Frederic Lambert, soy el nuevo orientador de la academia y me han contado cosas sobre usted… - Le comentó tranquilamente después de presentarse mientras se disponía a sentarse, apoyó una pierna sobre la otra para después continuar  sin dejar de hacer sutiles movimientos con sus manos – Por ejemplo, su ausencia a clases, su comportamiento aislado y su desinterés por las cosas. Por supuesto, si no lo desea no partiremos inmediatamente con ello, puede comentarme algo antes de empezar la sesión… - Esbozó una sonrisa apacible ahora esperando ser agredido en palabras o bien, una actitud amable por parte del contrario.
avatar
Frederic Lambert

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.